Cómo influye la alimentación en tus progresos en el entrenamiento

Una dieta equilibrada es la base de una vida sana. Cuando practicamos deporte es muy importante adaptar esta dieta a nuestra actividad física para compensar el consumo calórico y el desgaste muscular. En caso contrario el entrenamiento podría tener más consecuencias negativas que beneficios. Hoy vamos a explicarte cómo influye la alimentación en tus progresos en el entrenamiento para que entiendas la importancia de una buena alimentación.

Cómo influye la alimentación en tus progresos en el entrenamiento

Con el entrenamiento hay un desgaste energético y el cuerpo recurre a las reservas para poder afrontarlo. Estas reservas después deben recuperarse o el cuerpo no será capaz de soportar otro entrenamiento. Es por este motivo que la alimentación influye directamente en los progresos del entrenamiento, porque las reservas que usa el cuerpo no son infinitas y es importante escoger muy bien los alimentos que se consumen para que las fibras musculares se recuperen y las reservas de energía vuelvan a estar disponibles.

Los carbohidratos son un elemento clave para recuperar las reservas de energía que el cuerpo almacena en forma de glucógeno en los músculos e hígado. También son importantes los glúcidos, aunque deben consumirse de alimentos no procesados para que sean de calidad, como la pasta, el arroz o los vegetales.

Otro componente básico que no puede faltar en ninguna dieta son las grasas. Aunque tengan mala fama existen diferentes tipos de grasa según el origen y estas son necesarias para el desarrollo de las funciones básicas de nuestro cuerpo. En una dieta equilibrada, las grasas no deben superar el 25% del aporte calórico total. Es importante que aclaremos que las mejores grasas son las de origen vegetal, como las del aceite de oliva o el aguacate.

Te explicamos cómo influye la alimentación en tus progresos en el entrenamiento

Las proteínas también tienen un papel muy importante en el entrenamiento, ya que son las encargadas de que los músculos se recuperen después de un entrenamiento. En una dieta para la práctica de deporte es importante consumir entre 1,3 y 1,6 gramos de proteína por kilo de peso. Debes tener cuidado con el origen de las proteínas, ya que muchos alimentos, como la carne de ternera o cerdo, contienen muchas grasas y debe moderarse su consumo. Lo mejor es consumir carnes bajas en grasa, como la del pollo o algunas partes del cerdo y pescados, como el atún o el salmón, que aunque sean ricos en grasa son de origen saludable.

Qué debes tener en cuenta durante el entrenamiento

Para una actividad física de baja intensidad, como la natación o el running, debes prestar atención al consumo de grasa, ya que necesitarás mucha energía. En cambio, para actividades de alta intensidad, como pesas, serán más importantes el glucógeno y las proteínas para poder tonificar correctamente. Una falta de proteínas te puede llevar a que consumas tu propio músculo y no logres la hipertrofia que buscas.

No aconsejamos practicar deporte en ayunas, ya que es importante alimentarse bien antes y después del entrenamiento en función de las necesidades del cuerpo.

Presta mucha atención a la hidratación. Es importante beber unos 200 ml de agua por cada 30 minutos de ejercicio. La falta de agua en el cuerpo es perjudicial y hará que bajes el rendimiento del entrenamiento.

Planifica bien la dieta para que vaya coordinada con los días de entrenamiento y consumas los alimentos que tu cuerpo necesite ese día. Cuando tu cuerpo esté acostumbrado a la dieta es importante saltársela uno o dos días a la semana (en función del entrenamiento) para que el cuerpo no se estrese y a nivel mental tengas una recompensa.

Si crees que tu alimentación es correcta pero sigues sin notar progresos en tu entrenamiento puedes ponerte en contacto con nosotros.

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ESTAMOS A TU DISPOSICIÓN

¿NECESITAS
SABER MÁS?

× ¿Alguna duda?